El día de tu boda es maravilloso, es algo que vas a recordar durante toda tu vida, y para esto va a ayudar muchísimo la cámara, ya sea en vídeo o foto.

La cámara es la herramienta que capta esos momentos que son casi imperceptibles pero que son irrepetibles, cada mirada especial y cada gesto entre tú y tu pareja. Por eso es tan importante que te muestre tal y como eres, lo más natural posible. Si eres de esas personas a las que le da miedo escénico ponerse delante de la lente, aquí te dejamos unos pequeños consejos para que te resulte mucho más sencillo.

Busca un fotógrafo y un cámara para tus reportajes con el que te sientas a gusto

Después de todo, la cámara y el fotógrafo van a estar presentes durante todo el tiempo que dure tu boda. ¿No es mejor sentirte a gusto con ellos? Habla con estos profesionales antes de comenzar, que te expliquen bien cómo van a trabajar y todo lo que tú necesites saber.

Toda preparación es poca

Cuando acudas a un fotógrafo, además de explicarte todo lo que necesitas, te dirá que vais a hacer una sesión pre-boda, para ultimar todos los preparativos y para que absolutamente nada quede sujeto a la improvisación. Cada toma, cada foto, cada lugar escogido debe responder a una absoluta preparación previa. Durante estas sesiones, el profesional hablará contigo tranquilamente para conocerte y saber cuáles son vuestros gustos y preferencias.

¿Te da confianza?

Es muy posible que hayas acudido a profesionales que sean magníficos, con una gran experiencia, pero que no hayas conectado con ellos. Es muy importante que tengas la confianza plena en tu fotógrafo de bodas, en que va a hacer un grandísimo trabajo y que vas a tener un reportaje excepcional.

En Eva Rosal Wedding hacemos de tu boda la boda que quieras, y nos aseguramos de que todo saldrá a la perfección.