Sí, ya sabemos que una boda en primavera es maravillosa, pero casarte en invierno también tiene sus ventajas, y es de eso de lo que te vamos a hablar hoy.

Casarte en invierno tiene un montón de ventajas Clic para tuitear

¿No te parece que las fotos invernales tienen un encanto único? Pues también tu boda lo tendrá…

¿Por qué casarte en invierno?

Para empezar, el invierno no es la temporada alta para nada. Es como cuando viajas, seguramente el hotel te va a salir más barato y el vuelo también. Pues en invierno, los espacios en los que celebras tu boda también tienen precios más económicos.

Además, al no ser fechas tan demandadas como puede ser el mes de abril o mayo es mucho más fácil encontrar buenas fechas y buenos espacios de celebración. No está todo tan saturado como en primavera, por ejemplo.

Otra ventaja es que el invierno es una época en la que no nos solemos ir de vacaciones, sino que estamos en casa, y por eso será más probable que las personas a las que invites estén disponibles y encantadas de asistir a tu celebración.

A lo mejor uno de los inconvenientes que le ves a una boda en invierno es la decoración. Pero déjanos decirte algo: la decoración de una boda invernal puede ser realmente espectacular. Puedes jugar con los elementos propios de esta estación, como la nieve, la chimenea… como siempre decimos, el límite está en tu imaginación, y, además, no sabes lo preciosas que quedan las fotos bien hechas en un marco invernal. Los resultados son espectaculares y super originales.

Wedding couple in France

El calor de la primavera, por otro lado, puede ser un verdadero engorro para tu ceremonia. En invierno, las temperaturas son más frescas, y, si tienes un poquito de frío solo tienes que ponerte algo de abrigo, mientras que en verano si tienes calor, llega un momento en el que no te puedes quitar más ropa. Esto es otra gran ventaja. 🙂

¿Te has casado en invierno o tienes pensado hacerlo? ¡Cuéntanoslo!